Diferencias entre Aluminio Forjado, Fundido, y Prensado

Te explicamos las diferencias entre los tres tipos de tratamientos y moldeados del aluminio en la fabricación de Sartenes, Ollas y otros elementos del Menaje de Cocina. La durabilidad, resistencia y seguridad de los recubrimientos antiadherentes que se usan en la mayoría de estos utensilios.

De entre la variada oferta de materiales para decantarnos por una sartén o alguna otra pieza de menaje para nuestra cocina, hay uno que es el más elegido por los consumidores de nuestro país; el aluminio. Sin embargo, siempre nos surge la duda sobre cuales son los diversos tratamientos previos que recibe este material, antes de la fabricación de piezas de menaje. Descubriremos las características del aluminio prensado, al aluminio forjado, y al aluminio fundido, y conoceremos cuál de éstos tratamientos es más duradero, y cuál nos conviene adquirir la próxima vez que tengamos que comprar uno.

Cocinalia analiza cuales son las características y beneficios, pero sobre todo, cuál de éstos materiales es mejor; esto es,… más económico, más ecológico y más saludable.

Hay que tener en cuenta que además del material principal, estos utensilios llevan generalmente algún tipo de tratamiento antiadherente para que no se nos pegue la comida. El más común es el teflón, pero su recubrimiento puede ser de cerámica o titanio.

Conocer el material antiadherente es importante puesto alguna de éstos materiales, en ocasiones pueden contener algún producto tóxico, o provocar que nos duren menos tiempo de lo esperado.

Cierto es que generalmente las grandes marcas no suelen construir productos de mala calidad. No obstante, conviene que al menos sepamos distinguir los tratamientos más comunes que se suele llevar nuestro menaje de cocina, ya que estarán en contacto directo con la comida que ingiramos.

Pasamos a detallar las características de cada tipo de aluminio:

Aluminio Prensado

Sartén de Aluminio Prensado
Sartén de Aluminio Prensado

El aluminio prensado, también llamado aluminio estampado o aluminio esmaltado, es el material más económico que podemos encontrar en el mercado, pero es también el de peor calidad.

La fabricación se realiza a partir de discos de aluminio que como su propio nombre indica son prensados para darle la forma final. Suelen ser discos de pequeño peso y que oscila entre los 2 y 3 milímetros de grosor. El aluminio, como cualquier otro metal, tiene “memoria” y siempre trata de recobrar su forma original, con lo que con los constantes cambios de temperatura, y dado su escaso grosor, terminan deformándose.

Estas deformaciones en su base (volviéndose cóncavas o convexas) impiden la correcta distribución del calor, especialmente incómodo cuando usamos líquidos como el aceite. Estamos seguros de que lo habrás experimentado alguna vez.

Si no te llega el presupuesto, puedes adquirir productos de Aluminio Prensado como los juegos de sartenes de San Ignacio o de Bergner y renovarlos cada pocos meses. Si estas convencida o convencido de que son una buena opción, también puedes adquirir una batería completa, como la Batería de Cocina vintage Swan. Aunque lo recomendable es que hagas un pequeño esfuerzo y adquieras uno de Aluminio Forjado, o mejor de Aluminio Fundido.


Aluminio Forjado

sarten de aluminio forjado
Sartén de Aluminio Forjado

De proceso similar el de Aluminio Prensado, el Aluminio Forjado también parte de un un disco de aluminio, pero que cuenta con mayor grosor (de entre 3mm y 5 mm).

El sistema no se limita a un sólo golpe de presión, sino que se ejerce presión sobre la base y también por presión se “empujan” los lados hacia arriba. Este proceso da mucho más control sobre los diferentes grosores del producto.

Además este proceso es mucho más efectivo para evitar que nuestros utensilios se deformen. Aguantan temperaturas bastante más altas que los productos fabricados con Acero Prensado.

Podrás reconocer este tipo de sartenes porque son más gruesas que las anteriores, y cuentan con buena relación calidad – precio – prestaciones. Es quizás el material más vendido, junto con el acero inoxidable para sartenes y cacerolas.

Buen ejemplo de la calidad de este tipo de materiales son el Juego de Sartenes Monix, firmadas por el mismísimo Martín Berasategui, o la Batería de Cocina Jata Hogar BC4.


Aluminio Fundido

Sartén de Aluminio Fundido
Sartén de Aluminio Fundido

El Aluminio Fundido es el material de mayor calidad para Menaje de Cocina, si nos referimos al aluminio como materia prima. Su fabricación se lleva a cabo al fundir bloques de aluminio e inyectarlos en moldes con la forma del utensilio a fabricar.

Es un sistema de fabricación más lento (especialmente porque lleva un proceso de enfriamiento lento), pero que ofrece resultados excepcionales en cuanto a dureza y resistencia. Este modo además elimina el “efecto memoria” del aluminio, impidiendo que con los cambios de temperatura y el tiempo pierdan su forma original.

Este proceso además no permite la aplicación de antiadherente por medio del sistema de rodillo, por lo que todas las aplicaciones antiadherentes se llevan a cabo mediante la técnica por Spray.

Son los productos de este material los que más nos van a durar, pero también los más caros.

Dado que es el el material más vendido para Baterías de Cocina, os proponemos dos modelos superventas que cubrirán todas tus necesidades en la cocina, la Batería de Cocina Bra Premiere, y la Batería de Cocina Smile MGK-12.


¿Qué material debo elegir para mi sartén o mi cacerola?

Con esta información en tu mano, y echando un vistazo a la oferta que hay en el mercado, yo nunca me decantaría por el Aluminio Prensado; “es pan para hoy y hambre para mañana”.

Si lo que quieres en conservar durante más tiempo los utensilios para tu cocina, y disfrutar de mejores resultados en el plato, yo optaría por los de Aluminio Forjado y Aluminio Fundido. Siempre es tu elección y debes tener en cuenta tus necesidades y tu economía.

El tipo de antiadherente es muy importante

No debemos pasar por alto que la duración de cualquiera los diferentes tratamientos del aluminio que exponemos en este artículo están siempre sujetos a la Calidad del Antiadherente que se utilice en el producto que vayas a adquirir.

Por otro lado hay que tener muy en cuenta la cantidad de capas de antiadherente que tenga la pieza de menaje que estemos interesados en adquirir. A mayor número de capas obtendremos una mayor durabilidad del producto.

Ejemplo de Recubrimiento Antiadherente con acabado en Piedra

No te dejes engañar por el aspecto de los antiadherentes. Fíjate más en antiadherentes con nombre propio; esto es, que tengan alguna tecnología detrás en forma de Marca. Ejemplos de esto pueden ser marcas como Titanium force, Greblon, Quantanium, Thermolon, CeraDur o Teflón Platinum Plus que usan las baterías de cocina Bra.

Los Antiadherentes más utilizados en Menaje de Cocina

Teflón

El teflón (politetrafluoretileno) es uno de los materiales más extendidos como antiadherente en el mercado. El teflón se adhiere a nuestros utensilios mediante dos técnicas, la de sintetización y la de bombardeo (siendo esta segunda técnica mucho más resistente). Aquí tenéis un artículo sobre cómo se adhiere el teflón a nuestras sartenes.

sarten antiadherente teflon
Sartén con Antiadherente de Teflón

El teflón puede aguantar temperaturas de hasta 300º, pero resulta más efectivo y menos tóxico si no superamos los 250º, puesto que a partir de estas temperaturas el teflón comienza a degradarse. Dependiendo de los materiales utilizados en la construcción de nuestro utensilio, puede llegar a liberar sustancias tóxicas que a largo plazo pueden ser perjudiciales para la salud.

El teflón es una de las opciones más económicas como material antiadherente que podemos encontrar en las tiendas.


Cerámica

El recubrimiento cerámico es con total seguridad el más ecológico de todos los disponibles. Con un correcto uso y tomando ciertas precauciones, puede resultar muy duradero. Asegúrate de no usar utensilios que puedan rayar su superficie.

sarten antiadherente ceramica
Sartén con Antiadherente de Cerámica

Se recomienda no usar productos abrasivos para su limpieza, puesto que sus componentes químicos reducirán la efectividad y su vida útil. En su lugar puedes colocar tu olla o sartén en remojo con agua caliente y luego retirar la suciedad con una esponja o paño. También puedes utilizar una solución débil con vinagre o alcohol.

Es muy resistente a las altas temperaturas, llegando a soportar hasta 400ºC, además distribuyen muy bien el calor por toda la superficie. No contienen PTFE ni PFOA en casi la totalidad de los casos, lo que las hace además, tremendamente saludables.

Son algo más caras que las de teflón, pero puede merecer la pena si eres cuidadoso con tus utensilios de cocina. La única pega que tienen es que sus propiedades antiadherentes aunque son buenas, no lo son tanto como las del teflón.


Titanio

Al hablar de recubrimiento de titanio, debemos tener en cuenta a que el contenido en titanio es siempre en un porcentaje variable. No existen los revestimientos 100% de titanio. Son muy resistentes a los golpes y a las rayaduras.

sarten antiadherente titanio
Sartén con Antiadherente de Titanio

Este tipo de recubrimiento es comparativamente más saludable que el teflón, pero esto no significa que no lo incluya como uno de sus componentes. No contienen PFOA y será difícil saber si contienen PTFE, porque los fabricantes no suelen revelarlo en su composición.

Los productos que lo incluyen como antiadherente suelen ser ligeramente más pesados que los que sólo están compuestos de teflón. Su durabilidad es mayor que la de el teflón, puesto que el titanio retrasa del deterioro de su recubrimiento.

Su precio se ha ido estabilizando con el paso de los años, siendo una buena alternativa si quieres obtener un buen producto, duradero y saludable.